La publicidad tiene una gran influencia en gran parte de la población, pero más concretamente, en el publico infantil. Según un estudio en EE.UU. el niño mientras ve la televisión esta expuesto a 30.000 anuncios por año aproximadamente, y poco a poco esta cifra va incrementándose.
Por lo tanto, los niños se enfrentan a la continua presencia de mensajes comerciales como, videojuegos, Internet, programas, revistas, programas de radio, carteles y vallas publicitarias.
comiendo-pasta.jpg
Niño comiendo
comida.jpg
Comiendo helado


ALIMENTACIÓN
Cuando los niños ven en la televisión el anuncio de un determinado producto alimenticio, es más proclive a querer este producto y a pedir a sus padres que lo compren. Esto nos hace llegar a una conclusión, que la exposición a la publicidad televisiva parece incurrir a actitudes y ha a la predilección por el tipo de alimento anunciado. Esta exposición a los anuncios esta incitando cada vez más a consumir comida basura.
Para que se den estos comportamientos solo se nos ocurren dos explicaciones:
  • Los padres por no discutir, que no se origine una situación de conflicto y rabieta, aceptan satisfacer lo que dice el niño.
  • Los niños pasan mucho tiempo delante de la televisión y tienden a ganar un sobrepeso.
A diferencia de los niños más pequeños, los jóvenes mientras ven la televisión suelen picar, llevándoles a un exceso de peso.
Todo ello nos hace deducir que existe una relación entre los problemas de peso y la televisión.

jugando.jpg
Jugando con pingüino

MATERIALISMO
Los niños viven en un mundo cargado de materialismo y resulta muy difícil aislar los efectos específicos de la publicidad. Los niños menores de 5 años, no son capaces de distinguir la publicidad del resto de programas y a partir de los 7, si identifican los contenidos televisivos.
Muchos recursos utilizados en la publicidad pueden ayudar al niño a entender un determinado anuncio, influyéndole con exageraciones y fantasía. Aunque existen unas advertencias en el anuncio, son mucho menos perceptibles que el resto del mensaje publicitario. Esto se puede observar en los anuncios de juguetes, en algunos no te especifica si viene o no con esos accesorios o si no te incluye ciertas piezas. En otro, si lo avisan pero lo hacen con una letra muy reducida con la que no te percatas, y te piensas que el juguete contiene todo lo que se ve en el anuncio.
Ellos prestan atención a los estímulos e impactos sociales, sin comprender que el mensaje comercial esta destinado a vender un producto.

MEDIOS
Los niños pasan cada vez más tiempo utilizando el ordenador e Internet, por lo que los anunciantes aprovechan esta opción barata de llegar a ellos de una manera atractiva y novedosa. Esas paginas Web, a veces incluyen actividades a través de los cuales un niño puede ir recreándose y reclutar a los amigos de los usuarios. También estan desarrollando videojuegos bastante complicados para incitar a los niños a volver a conectarse regularmente.
Otra técnica o medio es introducir el marketing en la escuela, esta exposición les da una credibilidad añadida. Por las ventas de la marca la escuela puede recibir dinero, equipamiento o suministro de materiales. El objetivo para ellos es producir beneficios y persuasión, y dejar a un lado lo más importante la pedagogía y la educación.









La publicidad llena una gran parte considerable de la vida de los jóvenes. Los mensajes pueden ejercer sobre el consumidor no sólo efectos pretendidos, sino también efectos imprevistos. Entender y captar estas influencias es un asunto importantísimo tanto para los padres como para pedagogos y políticos.